fbpx

Carta abierta a Luis María Pescetti

22 noviembre, 2016 by in category EA Blog with 0 and 1
prog 06

Pembroke Pines, 22 de noviembre de 2016

Querido Luis:

El sábado pasado fui a escuchar la charla que ofreciste en la feria del libro de Miami en ese especial Seminario de Literatura infantil y juvenil que organizó la Fundación Cuatrogatos. La primera sorpresa fue encontrarte en el ascensor, y yo que me juzgo muy poco fisonomista te reconocí enseguida y sin titubear. Me saludaste con mucha calidez a pesar de que no nos habíamos visto nunca.
Ahora puedo contarte que desde que enseño español a niños en Miami he disfrutado con mis alumnos las travesuras de Natacha, además de practicar los antónimos animados con tu ya clásico tema Blanco, negro, chau.
Y además quiero que sepas que salí de tu charla muy renovada. Esta idea tuya, por ejemplo, de generar la empatía con el niño para lograr que nos escuche, que nos siga, que, en fin, aprenda algo. “Los niños son observadores atentísimos” – decías- “perciben mucho más de lo que ellos pueden poner en palabras”. “Los niños son como los inmigrantes, están frente a un mundo nuevo al que tienen que adaptarse pero en el que también quieren poder jugar con sus propias reglas”.

Esta metáfora me sorprendió. Los niños y los inmigrantes, observando el nuevo mundo. Es cierto, con esta atención a favor podemos lograr maravillas. Pero no los tomemos como tablas rasas, que nada saben y a quienes hay que inculcarles el Conocimiento – nos aconsejaste -, los niños saben, ya saben que tienen que cuidar al hermanito, que hay que prestar atención en clase para aprender y bla bla bla, entonces nosotros padres, nosotros docentes, podemos intentar ponernos de su lado, el de la mirada de un niño, no en frente o adelante, al lado, para acompañarlos en el camino desde nuestro lugar de adultos. A veces esta estrategia funciona muy bien – confesabas – y a veces no funciona para nada.

Volví a mi casa y a mis clases con algo de esta frescura tuya, con ese aire joven de tus canciones, repensando una vez más la pregunta que nos hiciste al final de la charla. “¿Qué es el español para ustedes?” “¿En dónde se sienten más a gusto?”.

Y te respondo, Luis, ahora por escrito. Desde que vivo fuera de mi país el idioma español se ha convertido en mi patria, en mi lugar de reunión, un espacio donde me reconozco y me siento yo misma, y por el que lucho día a día aportando mi granito de arena: para que ningún niño pierda su lengua natal, para que conserven, cuiden y hagan crecer ese lenguaje que es también el de sus padres, el de sus abuelos, o , como decías vos, el de su origen.

Gracias por hacer de este camino un espacio donde encuentro seres como vos, artistas creadores de palabras que viven en cada uno de los chicos que te escucha, en cada uno de los chicos que te lee.

Mercedes Soledad Moresco
Directora de la escuela de español
Educando a América

EA © 2015 - Powered by DoticomCorp